La propuesta de valor para un hotel

Crear, captar y proporcionar valor tiene método

Valor; “percepción de un beneficio único”

Métodos para crear los productos y servicios qué tus huéspedes están esperando.

Hoy en día, y cada vez más, se ha vuelto imprescindible una adecuada gestión del riesgo, es primordial saber como enfrentarse a los cambios de una manera rápida, con un enfoqué Lean Startup, método para crear, probar y aprender de los modelos de negocio.

Las metodologías Lean y de desarrollo de clientes son instrumentos realmente potentes y validados para minimizar los riesgos de implementar las nuevas ideas, diseñando, probando y ejecutando una propuesta de valor única para llegar a los huéspedes ideales.

La innovación de valor como fuente de diferenciación de la competencia hotelera y un modelo a seguir todos los días para obtener un modelo de negocio rentable.

Estrategias qué son accesibles para cualquier hotel qué este interesado en iniciar este proceso.

La idea general para crear una propuesta de valor única, es centrarse en pocas frustraciones, miedos qué tienen los huéspedes y en las alegrías qué están buscando… pero qué sean extremas, de máxima importancia para ellos y solucionarlas de una manera excepcional.

Lo primero es definir el perfil del cliente, quienes son los clientes de nuestro hotel, lo dividimos en:

Los trabajos del cliente, qué intentan resolver

Las frustraciones y miedos, riesgos y problemas relacionados con los trabajos del clientes

Las alegrías, qué quieren lograr, qué beneficios concretos buscan.

Después viene el mapa de valor, hay qué describir de manera muy concreta las características de nuestra propuesta de valor, lo dividimos en:

Los aliviadores de frustraciones, como nuestros servicios eliminan las frustraciones y miedos de los clientes.

Los creadores de alegrías, como nuestros servicios crean alegrías al huésped.

Los productos y servicios alrededor de los cuales basamos la propuesta de valor.

Con la estrategia del Océano Azul generamos ideas innovadoras, hipótesis qué tenemos qué validar.

Con el método de desarrollo de clientes verificamos si tu hipótesis o suposición del problema y de tu solución son validados por los clientes.

Tiene las siguientes fases:

Descubrimiento de clientes, investiga qué puedes ofrecer para terminar con las frustraciones y crear alegrías, con esto generamos una hipótesis qué hay qué validar.

Validación de clientes, hacemos los experimentos, pruebas para verificar si los clientes valoran tus servicios ideados.

Creación de clientes, empezamos a generar demanda hacia nuestro nuevo servicio mediante publicidad.

Creación del servicio o del producto validado en este proceso.

Con la finalidad de agilizar el proceso descrito, nos ayudamos del método Lean Startup, la idea consiste en eliminar la incertidumbre qué nos produce la creación de un nuevo servicio, haciendo pruebas y aprendiendo constantemente, es un proceso circular.

Hipótesis, tu idea novedosa generada con la estrategia del Océano Azul. ¿Cual es la hipótesis imprescindible para qué tu idea funcione?

Crear, proceso en el cual plasmamos nuestra idea y las transformamos en prototipos de valor, de forma rápida y barata, centrándonos en las alegrías y frustraciones qué son importantes para los huéspedes.

Probar, los experimentos, las pruebas, nos ayudan a reducir el riesgo en la ejecución de las ideas. Con el desarrollo de clientes salimos al mundo real para descubrir con huéspedes de verdad, de carne y hueso, sus verdaderas motivaciones para crear servicio qué están esperando.

Tenemos qué probar los trabajos, alegrías y frustraciones qué más importan a los clientes para obtener datos fiables qué lo demuestren antes de centrarnos en como ayudarles, antes de proponer nuestra solución a sus inquietudes.

Podemos generar esta información tan valiosa con llamadas a la acción (CTA) en los anuncios pagados qué nos llevaran a nuestra pagina web con una landing page con URL única para este experimento, donde analizaremos el embudo de conversión

Aprender, observamos el rendimiento de estas propuestas de valor para, llegado el caso, validarlas, mejorarlas o directamente eliminarlas y empezar de nuevo con otra nueva propuesta de valor.

Con este proceso logramos tener una lineas maestras qué nos ayudan a pensar, no sea qué construyamos algo qué nadie quiere, ademas nos ayuda a mejorar de forma continua en nuestro modelo de negocio para el hotel.

También nos ayuda a comprender los patrones de creación de valor para ofrecer a los huéspedes los servicios y productos qué están esperando de forma visible y tangible.

Herramientas para buscar información

Planificador de palabras clave de Google, descubre qué es importante entre los huéspedes y clientes potenciales encontrando los términos más buscados relacionados con tu idea, nos dice el volumen de búsquédas.

Google Trends, compara tres palabras clave qué representen tres tendencias diferentes relacionas con tu idea.

Búsquédas relacionadas en Google, en la pagina del buscador al final del todo nos muestra un listado con las ideas.

Sugerencias de la caja de búsquéda de Google, nos da más ideas relacionadas con nuestra palabra clave.

Busca en foros y redes sociales tu palabra clave y analiza lo qué se esta diciendo sobre ese tema en particular.

Haz una lista con las formas en las qué los usuarios llegan a la web del hotel, puede ser orgánico (SEO) o por medio de publicidad pagada (SEM) o quizás por redes sociales (RRSS)

Con Google analytics descubre cuales son las paginas más visitadas en la web del hotel y saca conclusiones.

Haz una lista de las tres preguntas, quéjas o solicitudes qué más recibes en tu hotel diariamente.

Se trata de encontrar patrones de comportamiento, e implementarlos a la propuesta de valor.

Resumiendo

La propuesta de valor debe de tener y por este orden:

1º El problema especifico, concreto qué resolvemos

2º A quien ayudamos, nuestro publico objetivo o target

3º De qué manera única resolvemos su problema

 

Bibliografía:

Diseñando la propuesta de valor

Alexander Osterwalder